• Carlo Varela

Temas al 23 de Abril de 2020

La amenaza de varios Gobernadores de oposición de abandonar el pacto fiscal es poco creíble, pero les ayuda en su narrativa para enfrentar al gobierno federal de Morena frente a las elecciones del 2021. La concentración del poder y de recursos por parte de AMLO ha creado malestar en algunos gobernadores de oposición desde el inicio de su administración. El malestar se agravó no solo por la baja de las participaciones federales (para marzo del 2020 sólo Puebla y Veracruz tuvieron mayores participaciones que el año pasado y son gobernados por militantes de Morena) y el recorte al gasto público sino por las políticas tomadas por López Obrador para enfrentar la crisis económica del Covid-19. AMLO insiste en mantener obras de infraestructura en estados del sur del país que son poco redituables para paliar la crisis económica a nivel general y no apoya a grandes y medianos empresarios, y Pymes sino dar recursos directamente a la población de menores recursos y créditos a microempresas que fueron censadas en su mayoría por sus propios encuestadores. Estas decisiones llevaron que a cinco gobernadores: Jalisco, Tamaulipas, Coahuila, Nuevo León y Chihuahua amenazaran con abandonar el pacto federal si no se revisan las fórmulas establecidas en el pacto federal. Estos gobiernos de oposición consideran que aportan más recursos a la federación de lo que les regresan. Es imposible revisar el pacto fiscal dado que Morena mantiene la mayoría de los legisladores en el Congreso de la Unión que impedirían la revisión de las fórmulas de distribución ya que cualquier cambio contradeciría las políticas de López Obrador. Pero a los gobernadores lo que les interesa, además de plantear una nueva revisión del pacto federal, es demostrar a sus ciudadanos que la crisis económica y de salud que se avecina fue culpa del gobierno federal por el mal diseño de políticas que poco favorecen a sus estados y, así desviar el enojo de la población para sus gobernadores y se centre en el presidente López Obrador. La defensa de este regionalismo puede ayudarles a construir una narrativa a favor de sus partidos y en contra de Morena que les reditúe en votos frente a las próximas elecciones federales del 2021.


En tiempos de crisis AMLO se atrinchera con su círculo más cercano, deja fuera de escena a los funcionarios que no comulgan con su proyecto de gobierno pero que en estos momentos serían esenciales para encarar la crisis económica. En momentos de crisis AMLO solo utiliza a quienes comulgan con su ideología, aunque no tengan capacidad ni entendimiento de los problemas, toda su administración la seguirá con aquellos funcionarios que lo siguen de manera incondicional, pero no con aquellos que comparten otra visión de gobierno, AMLO nunca ha escuchado a otras opiniones que no concuerden con su visión de gobierno, así lo hizo desde el rechazo a la construcción del aeropuerto y lo seguirá haciendo durante todo su gobierno, una figura se incrusta en su gabinete y se mantiene enigmático: Marcelo Ebrard que se ha vuelto su principal apagador de fuegos pero a la vez se mantiene como el fiel de la balanza brillando con luz propia, pero se ve difícil que lo llegue a contradecir en su proyecto de gobierno. En el frente está Rocío Nahle en momentos en los que el petróleo está en precios negativos, Nahle defiende frente a las potencias petroleras sus niveles de producción petrolera y la construcción de la refinería. Para sostener su política de combate a la corrupción y que sirvan, además, para desviar la atención de la opinión pública con la filtración de carpetas de funcionarios del gobierno peñista: Irma Eréndira Sandoval que hace mancuerna con Santiago Nieto y el subsecretario López Gatell encargado de defender su programa contra la pandemia disfrazando las cifras de contagios y fallecimientos. En segunda línea está la secretaria del trabajo Luisa María Alcalde que amenaza a los empresarios que despidan o bajen salarios a sus empleados, Raquel Buenrostro directora del SAT exige a la ciudadanía el pago de impuestos y amenaza con dar a conocer a las empresas que deben impuestos, el resto de secretarios están escondidos en la tercera línea inclusive los secretarios del Bienestar, Economía y Salud que deberían de estar al frente y encargándose de canalizar sus programas asistenciales, repartir los recursos a sus grupos clientelares, establecer políticas económicas y combatir la pandemia del Covid-19 permanecen fuera de la escena política. Atención especial merece Marcelo Ebrard que sigue siendo el brazo derecho de AMLO y el secretario más confiable para solucionar crisis en su gobierno, regresa mesurado a coordinar los esfuerzos contra la pandemia y con su carácter conciliador parece la mejor figura pública para tender puentes con otros poderes como el empresarial y tomar el liderazgo para encarar las crisis. Dos funcionarios que fueron claves para conciliar al sector empresarial durante la campaña y deberían estar coordinando todos los esfuerzos para contener la crisis económica Alfonso Romo y Arturo Herrera están desaparecidos de la escena política, alejados de López Obrador aumentan la suspicacia de que su alejamiento responde a tener un proyecto diferente al del gobierno para encarar la crisis económica. Otro grupo que ha quedado marginado en estos momentos cruciales son: Alfonso Durazo y Luis Cresencio Sandoval que no han salido a defender su proyecto de seguridad en los meses más violentos del sexenio.


La pandemia reduce considerablemente los delitos de alto impacto como secuestros y robos, pero la violencia por homicidios se incrementa, marzo rompe un record más y se vuelve el mes más violento en 60 años. El Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) reportó que en marzo del 2020 hubo 3,078 homicidios dolosos de los que 78 son feminicidios ver gráfica 1. Esta cifra mensual es la más alta en los últimos 60 años y rompe el récord de junio del 2018 cuando hubo 3.074 asesinatos. La tasa de homicidios por cada cien mil habitantes (hxc100mh) es 29 (anualizada) hasta marzo, contra 28 del mismo mes del 2019 es decir, un incremento de 3.6 por ciento. La dispersión de la violencia sigue alta y se polariza, 16 estados tienen una tasa anualizada de más de 20 hxc100mh ya que en siete estados creció 17% el número de homicidios comparado con marzo del 2019: Colima 92 hxc100mh a tasa anualizada, Baja Norte 81, Chihuahua 79, Guanajuato 68, Michoacán 54, Quintana Roo y Zacatecas 51 cada uno, pero trece estados tuvieron un fuerte retroceso destaca: Aguascalientes, Baja Sur, Chiapas, Nayarit, Puebla, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz que lograron en conjunto bajar 42% su número de homicidios. Resultado del confinamiento por la pandemia del Covid19, los delitos de alto impacto se redujeron de manera sustancial, comparado con marzo del 2019 el número de secuestros se redujo 35%, el total de robos 15%, robo a casa habitación 16%, robo a vehículos 19%, robo a transeúntes 16% y robo a transportista 31%.



Fuente: Sistema Nacional de Seguridad Pública marzo 2020.


El Senado aprobó por 68 votos a favor por 14 en contra la Ley de Amnistía que permitirá liberar a reos de penales federales que no hayan cometido delitos graves, que tengan más de 65 años y hayan cumplido más de 70% de su condena y estén en condiciones de vulnerabilidad frente a la pandemia del Covid19. Se espera que esta medida pueda aplicar a cerca de mil reos en una primera instancia.