• Carlo Varela

Temas al 13 de Febrero de 2020

La detención de Lozoya podría traer las mayores implicaciones de corrupción en la historia de México. A Lozoya se le pueden fincar responsabilidades por los mayores actos ilícitos que se conozcan en el último siglo. Se le acusa de actos de corrupción y fraude asociados a empresas como Odebrecht, OHL y Altos Hornos de México, lavado de dinero y desvío de recursos para las campañas del PRI. Ni Jorge Díaz Serrano ex director de PEMEX durante el sexenio de López Portillo y por el cuál fue encarcelado por fraude de 35 millones de dólares; ni Rosario Robles encarcelada por desviar 265 millones de dólares podrían tener tantas implicaciones políticas como es la detención de Lozoya Austin al que se le acusa de quebranto a las arcas públicas de 280 millones de dólares. Lozoya amigo cercano de Peña Nieto y Videgaray fue titular de PEMEX por tres años del 2013 al 2016 y se le acusa de aceptar sobornos de Odebrecht para desviarlos a la campaña de Peña Nieto para que una vez ser director de PEMEX seguir cometiendo actos de corrupción. Tanto las acusaciones del Fiscal Gertz Manero como las de su abogado defensor Javier Coello coinciden en que Lozoya es parte de un grupo y no actuó de forma individual, entre los nombres se mencionan está de ex secretarios de estado como Videgaray, Osorio Chong, Joaquín Codwell, González Anaya y el propio expresidente Peña Nieto. Es difícil determinar si llegarán hasta el expresidente como ha sucedido en Brasil y Perú, ya que AMLO ha reiterado en varias ocasiones que no quiere enjuiciar a los expresidentes, a menos que el pueblo lo pida y lo mismo sucede con el abogado de Lozoya que ha declarado que su cliente solo recibía instrucciones de arriba pueden verse como amenazas para conseguir protección, pero no llegar a presentar una denuncia formal. De hecho, se presume que varias de las ocasiones que captaron a Peña Nieto en Eupora y disfrazado en Nueva York era para entrevistarse con Lozoya y planear un plan de acción a seguir.


Ante el fracaso en la estrategia de seguridad de AMLO, Estados Unidos lo obliga a cambiarla y regresar a directrices utilizadas durante el gobierno de Calderón. Después del fracaso de la captura del hijo del chapo, la masacre de la familia Lebarón y terminar el año como el más violento en los últimos sesenta años, Estados Unidos ha forzado al gobierno de AMLO a cambiar su estrategia para combatir al crimen organizado en puntos que recuerdan la que fue utilizada por Calderón durante su sexenio: a) combate frontal al narco, b) utilizar a la Marina en los principales operativos, que es una de las instituciones en las que más confía el gobierno americano, c) detención de líderes criminales, d) acelerar su extradición a Estados Unidos (desde la visita de Barr en dos meses se han extraditado 40 operadores del narco mientras que durante todo 2019 se extraditaron 58) y que Estados Unidos disminuya el tráfico de armas desde su país. Estos elementos, excepto el último fueron centrales en la lucha de Calderón contra el crimen organizado. AMLO no ha declarado un cambio de estrategia e insiste en su narrativa de mantener su política de “abrazos no balazos” que consiste en que para combatir la inseguridad se debe evitar el enfrentamiento frontal con las fuerzas del crimen organizado, sino que a través del gasto público inyectando recursos en programas sociales para combatir la pobreza. Si bien, existen dudas sobre la eficacia de las políticas de Calderón para combatir el crimen organizado a Estados Unidos le preocupa que mantener la estrategia de López Obrador presagia una mayor descomposición en el tema de inseguridad.


Los pronósticos difieren de las encuestas porque son dos modelos estadísticos con diferente metodología para estimar diferentes probabilidades. En las elecciones del 2016, los pronósticos otorgaban más de 70% de probabilidades de que Clinton obtuviera la mayoría de los delegados para ganar la presidencia, pero las encuestas que medían la intención de la población de ir a votar solo le daban dos puntos de ventaja que fue cómo realmente quedó, pero ya que Trump ganó estados claves eso lo llevó a ganar la elección presidencial. Los pronósticos especialmente el de 538, están basados en cientos de proyecciones que se hacen para cada candidato en la posibilidad de ir acumulando delegados en las elecciones primarias de cada estado, mientras que las encuestas muestran la intención de la población de votar por cada uno de los candidatos. El mercado de apuestas simplemente otorga las apuestas que tiene cada candidato de ganar, pero es una percepción de la población sin una metodología estadística. La tabla 1 muestra los diferentes pronósticos utilizados por sitios especializados y el promedio de encuestas de diversas casas encuestadoras. Los prónosticos después de las elecciones primarias en New Hampsire siguen otorgando una ventaja considerable a Sanders aunque para 538 ha crecido la probabilidad de que ningún candidato obtenga la mayoría de delegados en la Convención Demócrata. El promedio de encuestas muestra como el voto de los candidatos demócratas está más disperso lo que puede llegar a dificultar la precisión de los pronósticos, dado que la diferencia no es muy grande entre los precandidatos.

La tabla muestra la probabilidad que tiene cada candidato de acabar ganando las primarias según un modelo probabilístico, las apuestas y un mercado de predicción.



Fue presentada la reforma al poder Judicial que será enviada al Congreso de la Unión para su discusión y aprobación. La reforma es la más ambiciosa desde 1995, cambiará siete artículos de la Constitución y seis leyes secundarias. La reforma toca temas que van desde las competencias de la Suprema Corte de Justicia hasta la estructura orgánica del Poder Judicial de la Federación. La propuesta busca tener una corte más ágil en su funcionamiento establecer la paridad de género como principio y ampliar las funciones de los defensores públicos para beneficiar a la población de bajos recursos; también combate la corrupción, el nepotismo y el acoso sexual.