• Carlo Varela

Las Coaliciones partidistas rumbo al 2024 a debate

Carlo Varela

@varelacarlo

La formación de alianzas en el 2021 permitió a los partidos ganar más constancias de mayoría que si hubieran participado de manera individual, si bien no se incrementó su porcentaje de votación comparado con la elección del 2018 tampoco hubo una debacle como muchas analistas apuntaron por la inconsistencia ideológica de las alianzas, sumaron votos y conquistaron triunfos que de otra manera no hubiera sido posible. El PAN logró triunfos importantes donde no las hizo, aunque es una minoría de estados donde pudo presumir esta fuerza electoral. Si quieren presentar mayor competencia en los próximos años deberán apostar nuevamente a la formación de alianzas.

Después del Tsunami del 18 dónde Morena y sus aliados arrasaron en las elecciones, la oposición decidió formar en el 21 una alianza parcial en dos terceras partes de los distritos con la finalidad de arrebatarle constancias de mayoría a la coalición en el poder. Si bien los resultados muestran que no hubo un crecimiento en el voto opositor, el formar alianzas les permitió duplicar su número de triunfos que, de haber participado de manera individual, no obstante, se volvieron partidos regionales más que nacionales por lo que sin duda necesitarán nuevamente competir en alianza si pretenden dar la pelea en los comicios de los años siguientes.

Las elecciones del 2021 estuvieron marcadas por dos factores: las elecciones para gobernador en quince estados del país y la formación de dos grandes coaliciones: la primera de Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD) y la segunda de Morena, Partido del Trabajo (PT) y Verde Mexicano (PVEM) que compitieron a nivel federal en la mayoría de los distritos uninominales y en varias gubernaturas. En este artículo mido el impacto que tuvieron las alianzas en la votación y en el triunfo por distrito uninominal, parto del voto individual que tuvieron los partidos en 2018 para compararlo contra su votación del 2021 y aunque en el 2018 no se formaron las mismas alianzas, podemos sumar el voto de los partidos para observar su comportamiento y medir el impacto de la formación o no de alianzas electorales.

Los comicios del 18 transformaron el sistema de partidos y dejó a los partidos tradicionales como organizaciones regionales más que nacionales, ahora en 2021 en un intento de presentar una mayor competencia a Morena los partidos de oposición se aliaron en dos terceras partes de los distritos, pero los resultados fueron peores a los de hace tres años en la estructura de su voto ya que se mantuvieron regionalizados. Si estos partidos quieren competir para el 2024 tendrán que volver a ser partidos nacionales y crecer en más de la mitad de los distritos.

La formación de alianzas es común en sistemas multipartidistas donde los partidos se unen para aumentar su porcentaje de votación y tener mayores probabilidades de triunfo. Las coaliciones han estado presentes desde finales de los ochenta (la que se formó para postular al Ingeniero Cárdenas en el 88) y, han tenido más auge en este siglo desde 2003 fue común ver que PRI y PVEM se unieran en la mayoría de las elecciones, también hubo varias alianzas de PAN con PRD y, entre partidos de izquierda para postular a un solo candidato en las últimas cuatro elecciones presidenciales.

Dado que las alianzas electorales han sido diferentes desde 2015, tenemos primero que tener el voto de cada partido para poder reagruparlo en alianzas. Prácticamente el voto fue muy similar en las dos últimas elecciones, solo Movimiento Ciudadano (MC) y Morena presentaron un cambio mayor a tres puntos porcentuales que para el primero significó un crecimiento de 68% mientras que para el segundo una caída de 8.9%, el PRD tuvo una caída mayor a 30% en el voto obtenido en 2021 (ver cuadro 1).

Cuadro 1 Votación para diputado federal por partido (%)

Fuente: Instituto Nacional Electoral con cálculos del autor


De partidos nacionales a partidos regionales.

Si bien los porcentajes de votación de los principales partidos en 2021 fueron similares a los del 2018, la estructura del voto por distrito cambió, el PAN aumentó el número de distritos donde captó más de 45% del voto, pero también tuvo un crecimiento significativo en el número de distritos donde tuvo menos de quince por ciento de los sufragios, el voto panista dejó de ser nacional para volverse regional ya que en 55% de los distritos prácticamente su presencia desapareció (ver gráfica 1). Aunque en menor medida, el PRI que también tuvo un pequeño incremento en el número de distritos donde su presencia fue prácticamente nula, pasó de tener 129 distritos con menos de quince por ciento de la votación en 2018 a 137 en 2021, y a la vez mejoró su presencia en distritos donde tuvo más de 30% de la votación distrital (ver gráfica 2).

Gráfica 1 Estructura del voto panista por distrito federal 2015-2021 (número de distritos)

Fuente: Instituto Nacional Electoral, cálculos del autor


Gráfica 2 Estructura del voto priista por distrito federal 2015-2021 (número de distritos)

Fuente: Instituto Nacional Electoral, cálculos del autor


MC que fue el partido que más creció con respecto al 2018, siguió estando regionalizado, a pesar de tener fuerte incremento de votos en Jalisco, Nuevo León, Campeche y otras entidades, pero sigue sin presencia en más de 87% de los distritos del país (ver gráfica 3), será un duro reto para el partido presentar un candidato competitivo a nivel nacional en el 2024. Mientras que Morena que arrasó en la anterior elección al tener en una tercera parte de los distritos más de 45% del voto, ahora perdió una tercera parte de ellos, pasó de tener 114 a 73, lo que lo mantiene como el partido con la mayor presencia nacional, pero con una caída significativa en sus bastiones (ver gráfica 4).

Gráfica 3 Estructura del voto de Movimiento Ciudadano por distrito federal 2015-2021 (número de distritos)


Fuente: Instituto Nacional Electoral, cálculos del autor

Gráfica 4 Estructura del voto morenista por distrito federal 2015-2021 (número de distritos)


Fuente: Instituto Nacional Electoral, cálculos del autor


Formación de Coaliciones para ser más competitivos.

Para este 2021, la alianza PAN-PRI-PRD se formó en 219 distritos electorales, mientras que la de Morena-PT-PVEM en 183. De aquí que coincidieron estas dos alianzas en 145 distritos, en 74 solamente se formó la primera coalición, en 38 sólo se formó la segunda y en 43 distritos federales no se formó ninguna coalición, es decir compitieron los partidos de manera independiente (Ver cuadro 2)

Cuadro 2 Alianzas electorales 2021 por distrito federal

Fuente: Instituto Nacional Electoral


Si sumamos el voto de los tres partidos en los 300 distritos federales, la alianza PAN-PRI-PRD prácticamente quedó igual que con respecto a hace tres años y la alianza de Morena perdió tres puntos porcentuales que son los que viene arrastrando Morena ya que PT y PVEM tuvieron movimientos marginales (ver cuadro 3). Lo que parece indicar es que a nivel nacional prácticamente la formación de alianzas no tuvo consecuencias significativas en la votación de los partidos.

Cuadro 3 Porcentaje de votación por alianzas (%)


Fuente: Instituto Nacional Electoral con cálculos del autor


Comportamiento electoral por tipo de competición

Así podemos agrupar el voto de los partidos en cuatro categorías dependiendo del tipo de competitividad: a) Choque de alianzas, aquellos 145 distritos federales donde se enfrentaron los dos tipos de alianzas; b) Alianza del PAN-PRI-PRD contra Morena como partido individual 74 distritos; c) Alianza Morena-PT-PVEM contra los partidos individuales de oposición 38 distritos y, d) No se formó ninguna alianza y todos los partidos compitieron de manera individual en 43 distritos. Los datos para analizar no solamente toman en cuenta el porcentaje de votación sino el triunfo de las alianzas en esos distritos comparado contra un hipotético comportamiento realizado en la elección del 2018.

Parece que la lógica de la oposición fue formar alianzas en aquellos distritos que pudieron políticamente concretar la alianza y presentaban mayor debilidad en la intención del voto, el cuadro 4 muestra el porcentaje de votación de los partidos políticos en las elecciones de 2018 de acuerdo con el tipo de competencia que se desarrolló en cada distrito. Si se formaron dos alianzas, sí se enfrentó la alianza de la oposición contra Morena, si se enfrentaron los partidos de manera individual frente a la alianza de Morena y si en el distrito no se formó ninguna alianza. Podemos observar como la oposición formó alianzas donde en promedio era menos fuerte, probablemente el sentirse débiles orilló a que los actores políticos aceptaron unirse para enfrentar la fortaleza de Morena y donde eran más fuertes y Morena más débil probablemente los partidos políticos de oposición se creyeron autosuficientes para ganar la elección, sobre todo del PAN que era dónde mayor fuerza electoral presentaba como Querétaro, Guanajuato, Chihuahua o el PRI en Coahuila. Para la alianza en el poder no existe la misma lógica electoral, si bien formó alianzas dónde era más débil y no la formó dónde Morena era más fuerte, si la formó en donde presentaba una fuerza electoral intermedia, si hubiera formado alianzas en donde eran más débiles probablemente hubiera alcanzado más triunfos electorales.

Cuadro 4 Votación por partido político 2018 por tipo de competencia (porcentaje)

Fuente: Instituto Nacional Electoral con cálculos del autor


A) Distritos donde compiten las dos alianzas. Compitieron en 145 distritos uninominales, si sumamos el voto que hubieran tenido en 2018 y las constancias de mayoría logrado hipotéticamente, vemos (cuadro 4) que prácticamente el voto de la alianza PAN-PRI-PRD quedó en el mismo porcentaje y ganó cinco distritos más de los que hubiera ganado si hubieran participado coaligados en 2018. Morena tuvo su caída de tres puntos porcentuales, pero hubiera perdido once distritos y MC que arrasó en Jalisco se llevó seis constancias de mayoría más de las que hubiera obtenido en 2018. De haber participado de manera individual prácticamente hubieran mantenido su mismo porcentaje de sufragios: PAN 16% (-0.6), PRI 17% (+1.0), PRD 4% (-1.2), MC 8% (+3.1), PVEM 6% (+1.5) y Morena 36% (-3.8). La diferencia hubiera sido en el número de constancias logradas por partido político ya que coaligados ganaron en 38 distritos, pero sí hubieran competido de manera individual hubieran triunfado en 19 distritos, la mitad de los que ganaron. MC hubiera logrado 14, el doble de las que obtuvo, PVEM dos y Morena 110 once más de las que ganó. Pero si hubieran competido de manera individual contra la alianza de Morena la oposición solo hubiera logrado seis victorias, MC diez y la alianza de Morena 129. Es decir, el peor escenario para la oposición hubiera sido competir de manera individual frente a una alianza de Morena.

Cuadro 4 Porcentaje de votación y constancias de mayoría por alianza 2018-2021

Fuente: Instituto Nacional Electoral con cálculos del autor


B) Distritos donde participó la alianza PAN-PRI-PRD contra Morena. Se pensó que la formación de alianzas y la competición contra Morena como partido individual podría favorecer a los partidos de oposición, no obstante, los resultados fueron similares a los que hubieran alcanzado en 2018 y solamente tuvieron cuatro constancias de mayorías más que en la elección anterior y Morena que perdió cuatro puntos porcentuales en votos se tradujo en tres derrotas más que en 2018 (ver cuadro 5). De haber participado todos los partidos de manera individual, el PAN hubiera mantenido su mismo porcentaje de votación de trece por ciento, PRI alcanzó 17% (+1.7), PRD 5% (-2.6), MC 7% (+3.5), PVEM 6 (+1.4) y Morena 41% (-3.5%), la oposición solo se hubiera llevado ocho distritos uninominales, MC uno, el PVEM uno y Morena 64. De igual manera que en el grupo anterior, si la oposición no hubiera formado alianzas hubieran sido arrasados en los triunfos electorales.

Cuadro 5 Porcentaje de votación y constancias de mayoría por alianza y partidos 2018-2021

Fuente: Instituto Nacional Electoral con cálculos del autor


C) Hubo 38 distritos federales donde los partidos de oposición participaron de manera individual contra la alianza de Morena-PT-PVEM. Dado que la alianza de Morena cayó más de tres por ciento con respecto a la votación hipotética de 2018 (ver cuadro 6) perdió ocho constancias de mayoría que se fueron seis al PRI y dos al PAN. Aunque MC creció seis puntos porcentuales no logró obtener una sola constancia de mayoría. Si Morena hubiera competido de forma individual hubiera captado 30% del voto (-1), pero solo hubiera ganado catorce distritos, cinco menos de los que alcanzó de forma coaligada.

Cuadro 6 Porcentaje de votación y constancias de mayoría por partidos y alianza 2018-2021

Fuente: Instituto Nacional Electoral con cálculos del autor

D) En 43 distritos no se formaron alianzas por lo que los partidos participaron de manera individual, en estos distritos fue donde más creció el PAN obtuvo cuatro por ciento más que el alcanzado en 2018 lo que lo llevó a tener 24 constancias de mayoría, dos más que en el 2018 a costa de Morena que perdió dos constancias de mayoría y tres puntos porcentuales. Fue en esta categoría donde el panismo obtuvo sus mejores resultados superando en promedio la votación de Morena y consiguiendo más triunfos electorales.

Cuadro 7 Porcentaje de votación y constancias de mayoría por partido 2018-2021

Fuente: Instituto Nacional Electoral con cálculos del autor


A manera de conclusión.

Durante las campañas electorales, varios analistas se mostraron escépticos sobre la formación inédita de la coalición de partidos de oposición, varios militantes sobre todo panistas decidieron abandonar a su partido por formar una alianza con el partido con el que había competido por ochenta años, sin embargo, los datos muestran que el PAN tuvo un comportamiento similar al del 2018 y qué, aunque no aumentó su porcentaje de votación tampoco tuvo una severa caída en votos, lo mismo sucedió al PRI que inclusive mejoró un punto porcentual su porcentaje de sufragios, lo que les permitió alcanzar más constancias de mayoría y tener una bancada más grande en la Cámara de Diputados. Para Morena, aunque es el partido con más presencia nacional también hubiera alcanzado menos triunfos y se hubiera quedado con mayoría simple de no haber participado de manera coaligada.

Aunque la formación de alianzas no se tradujo en un mayor incremento de votos con respecto a la elección anterior, si les permitió ganar más constancias de mayoría que de haber participado de manera individual. Sin embargo, la formación de alianzas en los partidos de oposición volvió su participación más extrema y regionalizada. De cara al 2024 nivel nacional se tendrá que mantener la alianza si es que quieren competir a nivel nacional y en varios de los estados donde no alcanzan para superar a Morena.

Sin embargo, es claro que al PAN le fue mejor dónde compitió de manera individual que dónde formó alianzas, pero no fue por un efecto de la coalición sino de la estructura de la competencia de dónde si formó alianzas y donde no, además este porcentaje que alcanzó en 2021 es insuficiente para dar la competencia a nivel nacional ya que este partido es cada vez más un partido regional y necesita de otras fuerzas electorales para aspirar a dar una competencia nacional en el 24.

Movimiento Ciudadano probablemente apueste a seguir participando de manera individual en las próximas elecciones y se conforme con ser un partido mediano que sea la bisagra en las decisiones del Congreso, pero incapaz de dar una competencia nacional dada su estructura regional del voto, seguir aspirando a cachar escisiones de otros partidos para llegar posiblemente a captar una décima parte de la votación nacional que sería un triunfo para un partido mediano.


13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo