• Carlo Varela

2021: La madre de todas las elecciones, Oooooootra vez.

Las elecciones del 6 de junio pueden modificar el sistema de partidos, la construcción de contrapesos institucionales y la fortaleza en la que llegarán los partidos políticos a las elecciones presidenciales del 2024. Morena busca mantener su amplia mayoría en el Congreso para seguir aprobando iniciativas de la Cuarta Transformación (4T) e incrementar su presencia en los estados tanto en cargos ejecutivos como legislativos. La oposición busca quitarle a López Obrador la mayoría en la Cámara de diputados y mantener su fuerza en los estados para posicionarse rumbo al 24. Un escenario para las próximas elecciones presidenciales pasa por una gran alianza opositora por lo que el fracaso de esta alianza podría cancelar la posibilidad de ir coaligados en el 2024.

Con los cambios en el calendario electoral, las elecciones del 21 serán las más grandes en la historia de México, 15 gobernadores, 1,923 presidentes municipales, 1,063 diputados locales y 500 diputados federales, en total 3,501 cargos públicos están en disputa. Actualmente Morena y sus aliados PT-PES-PVEM dominan el reparto del poder sobre todo en cargos legislativos, mientras que la oposición, aunque de manera dividida mantiene un mayor número de cargos ejecutivos en los estados (ver gráfica 1).

Gráfica 1 Reparto del poder México enero 2021 (porcentaje)

Fuente: INE e Institutos Estatales Electorales

Antecedentes

Las elecciones intermedias tienden a fragmentar más el voto que las elecciones que en aquellas donde se vota por cargos ejecutivos como gobernador o presidente de la república ya que aquí se concentra el voto en torno a los candidatos que disputan los cargos ejecutivos. El cuadro 1 muestra los resultados electorales en ocho entidades federativas que han pasado por un proceso electoral en 2019 y 2020: Aguascalientes, Baja California Norte, Coahuila, Durango, Hidalgo, Puebla, Quintana Roo y Tamaulipas. La suma de las votaciones en estas entidades federativas muestra como el PRI en 2015 y a pesar de que el presidente Peña Nieto presentaba una popularidad negativa (45% lo aprobaba por 51% que lo desaprobaba) fue el gran ganador de la elección. Para las elecciones del año siguiente la formación de alianzas de PAN con PRD en 2016 le produjo un gran éxito al blanquiazul derrotando al PRI en varias entidades, Morena mantuvo la votación del año anterior. Es hasta la elección presidencial de 2018 cuando Morena quintuplicó su votación e infringió al PAN, PRD y sobre todo al PRI sus mayores derrotas electorales en toda su historia. Sin embargo, los procesos locales que han transcurrido durante el nuevo gobierno han desinflado la votación de Morena a pesar de que el presidente López Obrador tenía buenos niveles de popularidad (entre 60 y 70% de aprobación) su porcentaje cayó quince puntos porcentuales, los cuáles se distribuyeron en varios partidos políticos y no se concentraron en uno solo.

Cuadro 1. Porcentaje de votación por partido político en elecciones locales 2016 a 2020 y federales de 2015 y 2018 en 8 entidades federativas.

Fuente: INE e Institutos electorales estatales

Este mal desempeño local de Morena contrasta contra la intención de voto de las encuestas electorales publicadas durante estos dos años de gobierno en el plano federal que le otorgan arriba de 40% de la intención de voto (ver gráfica 2) contra menos de 20% para PAN y para el PRI y otro 20% dividido en otros partidos políticos. Esta diferencia entre la intención de voto a nivel federal y los votos reales en comicios locales puede ser explicado porque el ciudadano puede estar pensando en López Obrador y darle su apoyo en la Cámara de diputados para continuar la 4T en el plano federal, pero también puede ser que en el plano local el desempeño de Morena no sea tan eficiente. De ahí que López Obrador y a Morena les interese más volver las próximas elecciones un referéndum al trabajo de López Obrador más que una disputa por los cargos locales. Uno de los retos de la próxima elección para Morena es que la intención se traduzca en votos para su partido en el plano local.

Gráfica 2 Intención de voto efectivo para diputado federal por casa encuestadora 2019-2020 (porcentaje)


Fuente: Buendía&Laredo, El Financiero, El Universal, GEA-ISA, Mitofsky, Parametría, Reforma y Varela y Asociados.

El Reto de las Alianzas

La oposición decidió formar alianzas para diputado federal en 176 distritos electorales y para gobernador en once entidades para presentar mayor competencia a Morena que también irá en alianza con PT y Verde en 151 distritos federales y varias gubernaturas. El reto para los partidos será volver exitosas estas alianzas para que la suma de sus votos sea por lo menos similar a su porcentaje de votos que tenían de manera individual o inclusive superarlo. Las alianzas tienden a funcionar en la mayoría de las ocasiones, pero también han fracasado como las que realizó el PRI en 2016 y las que realizaron PAN y PRI en 2018 que no pudieron con el embate de Morena.

Cuadro 2 Porcentaje de votación elecciones diputado federal 2018 y suma de votos por alianza


Fuente: ine.mx

Contexto

La elección del 2021 será inédita y con alta incertidumbre no solo por: a) la pandemia, sino por los b) niveles de inseguridad, c) la reducción del presupuesto del INE, d) la crisis económica, e) escándalos de corrupción y f) la polarización social en la que está inmersa la población en México. A) El número de contagios y fallecimientos sigue creciendo, cuando el año pasado el INE decidió posponer las elecciones en Coahuila e Hidalgo tenía un promedio diario de dos y un caso de contagio respectivamente y a nivel nacional había 93 casos en promedio diario, actualmente el promedio diario es de 13 mil contagios diarios, lo mismo sucede con el número de fallecimientos, cuando se pospusieron las elecciones el año pasado había un promedio diario de 3 defunciones y ahora son 928 defunciones diarias y aunque no se han establecido umbrales para posponer la elección el que haya estados en semáforo verde y estados en semáforo rojo podría volver inequitativa para los ciudadanos la organización de los mítines y la movilización partidista. B) Altos niveles de violencia en el país se han mantenido por tres años con un promedio de 2,900 homicidios al mes (ver gráfica 3), el crimen organizado intentará influir en la postulación de candidatos sobre todo en municipios rurales o aislados. En las elecciones federales del 2018 fueron asesinados 101 políticos/candidatos por lo que se espera que para estas elecciones siga la violencia contra políticos; C) La elección del 2021 será la más grande de la historia más de 3,500 cargos de elección estarán en disputa, nueve por ciento más que en la elección del 2018, pero el INE enfrenta un recorte en su presupuesto de 4.6% y en los últimos tres años de 6.7% menos de sus recursos, es decir con más cargos por elegir tendrán menos dinero para organizar, además enfrentarán un escenario complicado por la pandemia que les obligue a tomar más medidas protocolarias en la organización de las elecciones lo que puede impactar en sus gastos de operación; D) Si el clásico dice que: “el elector vota por el bolsillo” la crisis económica y la falta de empleos puede tener una repercusión importante en el voto electoral, se estima una caída del PIB de 8.5% durante 2020, posiblemente la peor caída en el último siglo; E) posiblemente en estos primeros cinco meses del año seguiremos viendo escándalos de corrupción, causados por la Estafa Maestra y el caso Odebrecht-Lozoya que involucra a políticos de varios partidos políticos. En mayo del 2019 la Sala del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) confirmó el uso parcial de recursos públicos por parte de la PGR en contra de Ricardo Anaya en febrero del 2018. Es posible, que durante estos meses se sigan filtrando videos y noticias para desacreditar a candidatos y partidos políticos; F) la creciente división y polarización social entre dos grupos políticos que puede llevar al enfrentamiento y dejar cada vez a un país más dividido.

Gráfica 3 Homicidios dolosos mensuales por cada 100 mil habitantes 2007-2020


Fuente: SNSP/CONAPO

Postulación de candidatos

Durante los meses de enero a marzo se lleva a cabo el proceso de selección y registro de candidatos a cargos de elección popular. Es uno de los procesos que llevan a definir el sistema de competencia para cada cargo, el otro son las campañas, aquellos que alcanzaron la nominación, los que no y los que buscan ser nominados por otros partidos políticos. Aquí es donde se eligen a buenos y malos candidatos se dan escisiones y alianzas. Una vez establecidos los candidatos las encuestas electorales tienden a tener un menor margen de error porque la gente ya no contesta con suposiciones sino con elementos reales de quiénes son los candidatos de cada partido. El que se formen dos grandes alianzas reduce el número de candidatos que puedan participar en el proceso y promueve las escisiones principalmente en los grandes partidos, posiblemente 2021 sea el año donde más divisiones partidistas haya y se vayan a engrosar las filas de otros partidos como Movimiento Ciudadano, Partido Encuentro Solidario y los dos nuevos partidos de reciente creación: Redes sociales Progresistas y Fuerza Social por México que para posicionarse entre el electorado y ahorrarse atajos de información para los ciudadanos opten por figuras con alto nivel de popularidad como artistas, deportistas o candidatos de otros partidos.

Un escenario base

Partimos de dos escenarios, el federal y local, sobre todo de estados donde se renuevan gubernaturas. En el plano federal en 2018 Morena tuvo 39.2% de los votos para diputado federal, PT 4.1% y el PVEM que ahora será su aliado en varios distritos 5.0%, sin embargo, en las elecciones intermedias el partido en el poder tiende a captar un menor porcentaje de votos y la aparición de nuevos partidos en elecciones intermedias fragmenta más el voto electoral. Por lo que partimos de escenario inicial de que Morena seguirá siendo la primera minoría y junto con sus aliados tendrá mayoría en la Cámara de diputados, pero será significativamente menor a los 308 diputados que alcanzó en 2018. Mientras que PAN, PRI y PRD que capturaron 18.9%, 17.4% y 5.5% del voto aumenten su caudal de votos y su presencia en curules, pero es difícil estimar las victorias que tendrán en los distritos de mayoría relativa por lo que las constancias de mayoría serán fundamentales para determinar el tamaño de sus bancadas y especular si podrán ser o no un contrapeso real a la alianza en el poder.

La otra gran pugna será en el plano local sobre todo en los cargos para gobernador, aunque existen pocas encuestas, de diferentes metodologías y dudosa procedencia se puede plantear un escenario inercial con la trayectoria electoral y los candidatos que están siendo postulados (Cuadro 3). De las 15 gubernaturas ocho son gobernadas por el PRI, 4 por PAN, 1 por PRD, Morena y un independiente. El PRI es el partido que más riesgo tiene de perder el poder en las próximas elecciones. Como todavía no hay candidatos definidos y registrados, las encuestas miden preferencia por partido y por careo entre diferentes candidatos. Un primer panorama apunta que Morena comienza con más fuerza en ocho entidades, el PAN en dos y en cinco hay un empate entre diversos partidos. Así es muy probable que Morena sea el gran ganador y el PRI el gran perdedor. El PAN podría perder una o dos gubernaturas, pero ganar otra y PRD y los independientes perderían en sus estados.

Cuadro 3 Entidades dónde se renovarán gubernaturas, partido que gobierna y tendencia por partido y careo


Fuente: Varela y Asociados con datos de su archivo interno.

Un tema fundamental es la composición en los Congresos locales ya que para aprobar cambios constitucionales se necesita la aprobación de 17 congresos. Actualmente la alianza de Morena-PT-PVEM-PES domina 16 congresos locales, estas mayorías las alcanzó con el voto logrado en 2018, pero si se parte del pronóstico que la alianza en el poder tendrá menos fuerza que hace tres años, es probable que pierda mayorías en varios congresos limitando la aprobación de reformas constitucionales en un futuro.

Conclusión.

Nuevamente tenemos la elección más grande de la historia de México ya que por la compactación de las elecciones en la jornada federal, más estados suman cargos de elección para renovar el mismo día. Sin embargo, estas elecciones presentarán varías características inéditas como es la pandemia en la que se van a desenvolver las elecciones, habrá estados que por estar en semáforo verde permitan una mayor reunión de personas en mítines y otros estados que por estar en semáforo rojo las pueden inhibir por lo que las campañas de aire serán fundamentales para el desarrollo electoral y se tendrán que mover con cuidado en la campaña de tierra; altos niveles de violencia por tres años que pueden llevar a que el crimen organizado tenga una mayor injerencia en los procesos electorales para imponer presidentes municipales, y la alianza PAN-PRI-PRD que pretende volver más competida la elección aunque no existe evidencia de estas colusiones. Poner todos los huevos en una canasta lleva a que el panorama nacional influya en todas las elecciones, esperemos ver cómo lo recibe el electorado. Por lo pronto el escenario inicial es que Morena tendrá una mayor cantidad de gobernadores en el plano local, pero es difícil que mantenga el mismo número de ayuntamientos y población gobernada en el plano municipal y también se reduzca su número de diputados, pero lo suficiente para mantener la mayoría en el plano federal, y mantener el control en congresos locales. Un resultado favorable de la alianza PAN-PRI-PRD les puede proporcionar fuertes incentivos para mantener la coalición en los años venideros y sobre todo para la elección presidencial, un fracaso les restaría probabilidades para regresar al poder en el 2024.





76 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo