• Carlo Varela

Temas al 25 de Octubre de 2019

A una semana del Culiacanazo, siguen las inconsistencias y confusiones sobre el operativo, varias opiniones contradictorias sobre lo que sucedió presentan a un gobierno desarticulado e incapaz para enfrentar al crimen organizado porque no cuentan con una estrategia para combatirlo. La mayoría de los cuestionamientos se han centrado en la liberación del Chapito, el gobierno reaccionó llevando la narrativa al plano humanitario. También se comenzó a criticar la falla del operativo, porque salió mal y el papel que jugó AMLO en el operativo. Nuevamente fue evidente la falta de comunicación del gobierno e inclusive surgieron mentiras para cubrir su negligencia. Durazo confesó primero que fue un encuentro casual y no se detuvo a Ovidio, posteriormente reconocieron que sí fue un operativo y si fue detenido, pero fue deficiente, apresurado y mal planeado que falló por que la orden de cateo nunca llegó por la corrupción del sistema judicial, inclusive el Gabinete de Seguridad no fue advertido; después comentaron que sí sabían del operativo pero AMLO no fue informado hasta el momento que se llevaba a cabo y no participó en la decisión de liberarlo porque estaba incomunicado por su viaje a Oaxaca. Esto abrió a críticas de que el presidente no fue informado de un operativo tan importante y los costos de viajar en aviones comerciales. También surgen dudas del grado de participación del personal de la DEA, ya que hay evidencia de que hubo reuniones desde un mes antes entre el director de la DEA y la Secretaría de Seguridad de Sinaloa desde un mes antes del operativo, así como la inmediata reunión entre Marcelo Ebrard y el gabinete de seguridad con el embajador Landau para tratar la estrategia en detener el flujo de armas que proviene de Estados Unidos , así como si fue o no capturado también el hijo mayor y con más poder dentro de la organización Archivaldo.

La opinión pública da el beneficio de la duda al gobierno por la liberación del Chapito que contrasta con la opinión publicada sobre el operativo. Sin embargo, la gente considera que, ante la fuerza del crimen organizado, la estrategia del gobierno no está funcionando y debe de cambiarla por un combate frontal más que por una negociación pacífica, este episodio le abrirá un flanco al desempeño en seguridad a AMLO. Las encuestas telefónicas publicadas a nivel nacional, todavía no se publica ninguna en vivienda, Reforma, El Financiero, GCE y Olivares Plata coinciden en que la mayoría de la población (54%) desaprueba la liberación del Chapito por 41% que lo aprueba. Dadas las duras críticas al operativo y a la misma aceptación de que fue un error, el control de daños trató de cambiar la narrativa de que lo soltaron para evitar una masacre y era más valiosa la vida de la población que la captura de un delincuente, (inclusive un par de encuestas Consulta y Demotecnia con metodologías de internet) publicaron que la mayoría de gente estaba a favor de la liberación y le dio puntos al gobierno para dividir a la opinión pública. Sin embargo, la gente percibe que el crimen organizado es más fuerte que el gobierno y que su estrategia de no combatir frontalmente al crimen organizado ha fallado por lo que deben de cambiarla a un combate frontal más que negociar para preservar la paz. Este cuestionamiento al trabajo del presidente en materia de seguridad podría ser el primer tema donde el presidente muestre un nivel mayor de desaprobación para un tema de gobierno, aún, así declara que no va a cambiar su estrategia e insistirá en la pacificación del país, evitar los enfrentamientos y aumentar el gasto

Morena arrastra el sino faccional histórico de la izquierda y ello le costará. Le ha resultado imposible cumplir con los plazos estipulados en estatutos para elegir a los delegados que, eventualmente, votarían por un nuevo dirigente nacional. Se han dividido en dos grupos Delgado y Polvensky que quieren encuesta y Luján que quiere por delegados. AMLO apoyará que se resuelva mediante encuestas y esperar que Luján ceda. De acuerdo a sus estatutos, entre octubre y noviembre Morena debía realizar 300 asambleas distritales para seleccionar a los delegados y presidentes estatales que, durante su Congreso Nacional del 23 y 24 de noviembre, elegirán al próximo presidente nacional. El proceso ha sido conflictivo, primero porque no existe un padrón confiable de militantes. Hasta el momento se han cancelado 20% de las Asambleas que se han realizado, pero pueden llegar hasta impugnar 60% porque a muchos militantes se les ha impedido ejercer sus derechos políticos. Segundo, para ser candidato a la presidencia se debe ganar un puesto como delegado y hasta el momento solo Bertha Lujan lo ha logrado, la asamblea donde Delgado buscaba su nominación se pospuso por conflictos y Polevnsky participará el 27 pero no hay certeza de que tenga su lugar asegurado. Así se han formado dos bandas: a) Delgado y Polevnsky que buscan posponer las asambleas hasta inicios del próximo año, depurar el padrón y elegir al presidente mediante encuestas y, B) Bertha Lujan que quiere mantener la ruta para elegir al presidente ya que es la única que cuenta con su registro como delegada. Si la elección se decide por encuestas la competencia se daría entre Delgado y Polevnsky de ahí la decisión de Luján de aferrarse al método de delegados dónde dice tener ventaja. Es la reedición de los problemas para unificarse que siempre han tenido las organizaciones de izquierda en el país y que, en el pasado más reciente, hundieron la toma de decisiones y la imagen pública del PRD. También terminará por dividir a Morena. Entretanto, mantenemos la percepción de que AMLO se inclina por Mario Delgado para relevar a una Polenvsky que, aunque ideológicamente más de izquierda, ha resultado mala comunicadora y estratega electoral. El mecanismo con el que López se sentiría más cómodo es una encuesta. La Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena, encabezada por un honorable Díaz Polanco, cercano a Bertha Luján, insiste en que ellos son los encargados de realizar la elección por delegados y Polevnsky como presidenta de Morena sostiene que ella puede modificar los estatutos para elegirlo por encuestas y retrasar las asambleas al próximo año. Es casi seguro que si no interviene AMLO cualquier mecanismo de selección se judicialice y retrase los tiempos para renovar la dirigencia y se divida más al partido.

El Subsecretario para América del Norte y encargado de las negociaciones del T-Mec, el Dr. José Antonio Seade Kuri prevén que tras los esfuerzos que ha realizado el gobierno mexicano para armonizar las leyes laborales con los estándares de la OCDE y la victoria de los liberales en Canada las negociaciones entre en el último tramo para su aprobación. Dijo confiar de acuerdo a la información que tiene del Congreso de Estados Unidos que el proceso de aprobación comience antes del receso de invierno.

La Cámara de Senadores aprobaron la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) por 58 votos a favor y 14 en contra donde realizaron diez modificaciones, pero la bolsa de recaudación original quedó sin cambio, deberá regresar a la Cámara de Diputados para volverlo a aprobar en estos términos en la próxima semana. Los cambios fueron la eliminación del artículo transitorio que establecía la legalización de unos 18 millones de automóviles de importación que no cumplían con los requisitos legales. Agregaron un artículo transitorio para que los adeudos a cargo de las entidades federativas sean regularizados por pagos en mensualidades. También se eliminó el cobro del derecho de agua para el campo que había movilizado a organizaciones campesinas para rechazarlo.

El Senado aprobó el nuevo etiquetado frontal de advertencia de alimentos procesados y bebidas no alcohólicas que deberá ser más claro para la población. El dictamen pasó al Ejecutivo Federal para su aprobación que tiene 180 días hábiles para publicarlo en el Diario Oficial de la Federación. También aprobó por 119 votos a favor, la reforma al 28 Constitucional para eliminar las condonaciones discrecionales de impuestos.