top of page
  • Carlo Varela

Elecciones 2024: el escenario más probable es claro, aunque la historia lo matiza.

Carlo Varela @varelacarlo

A un año de las elecciones para renovar la presidencia de la República, la alianza del poder conformada por Morena-PT-PVEM parece tener una ventaja inalcanzable para ganar las elecciones del 2024. Aunque la historia electoral muestra que a un año de las elecciones la intención de voto suele tener fuertes variaciones, y candidatos que llevaban una amplia ventaja terminaron perdiendo. Existen muchas variables que todavía pueden influir a un año de la jornada electoral: el proceso de selección de candidatos, los propios candidatos, las campañas electorales, inclusive hoy en día no es claro quién serán los candidatos de los partidos que compitan ni cuántos serán. Sin embargo, la oposición parece estar tomando decisiones sobre el proceso de selección que estarían pavimentando el camino de Morena a retener la presidencia y la mayoría de los puestos de elección.

Antecedentes

El próximo 2 de junio de 2024 más de 97 millones de mexicanos tendrán la oportunidad de votar para renovar la presidencia de la República, el Congreso de la Unión, nueve gobernadores: Chiapas, CDMX, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz, Guanajuato, Yucatán y Jalisco. Los seis primeros tienen un gobierno morenista, los siguientes dos un gobierno panista y el último de Movimiento Ciudadano. Además, se elegirán más de dos mil presidentes municipales en 31 estados del país y más de mil diputados locales en 30 Congresos locales. La celebración conjunta de las elecciones locales con la elección presidencial puede jalar el voto del partido con mayor preferencia en las intenciones de voto del Ejecutivo, ya que puede aprovecharse del efecto de voto en cascada. Ya López Obrador está pidiendo que sus simpatizantes que no diferencien el voto para ganar todos los cargos de elección. La oposición dependerá de tener un buen candidato a la presidencia y diferenciar a los candidatos para los diferentes cargos de elección.

En las últimas cuatro elecciones presidenciales, en tres de ellas hubo alternancia de partido en el poder, siendo solo el PAN quien retuvo la presidencia en 2006 (ver gráfica 1). En los últimos 40 años, se han celebrado siete elecciones presidenciales en las cuales el partido en el poder ha perdido votos en la siguiente elección para renovar el cargo ejecutivo, Sin embargo, la magnitud de estas pérdidas ha sido variable. De hecho, en promedio, el partido en el poder ha perdido trece puntos porcentuales cuando compite en la próxima elección. En la elección de 1994 el PRI perdió menos de un punto porcentual (pp) en comparación con su voto de 1988 mientras que en la elección de 2018 el PRI perdió más de la mitad de los votos obtenidos en la elección de 2012 (-22 pp). Es importante mencionar que en 1988 y 2018 el PRI perdió 23 pp en promedio, mientras que para 2000 y 2012 el partido en el poder perdió 12 pp y en 1994 y 2006 el promedio fue de 4 pp. En las elecciones de 2018, Morena y sus aliados captaron 55% del voto efectivo lo que implica que en las elecciones de 2024 podrían perder algunos puntos, pero aun así continuar siendo el partido mayoritario. En una elección donde se espera que compitan dos alianzas, la de Morena con PT y PVEM y la de oposición PAN-PRI-PRD junto con un tercer partido, Movimiento Ciudadano, Morena y sus aliados pueden llegar hasta perder 10 pp del voto obtenido en 2018 y aun así ganar las elecciones.


Gráfica 1 Votación por partido para presidente de la República 1982-2018 (%)


Fuente: INE.mx

* Alianza PARM, PFCRN, PPS y PSUM

** Alianza PAN-PVEM

*** Alianza PRI-PVEM

*** Alianzas PAN-PRD-MC; PRI-PVEM-NA y Morena-PT-PES

Las elecciones intermedias mostraron la misma tendencia que las elecciones presidenciales: el partido en el poder pierde puntos después de la elección presidencial. Morena perdió cinco pp en 2021 comparado con su voto obtenido en 2018; el PRI perdió cuatro pp en 2015 comparado con su voto alcanzado en 2012, y el PAN cinco pp en 2009. Salinas fue el único que mejoró en la elección intermedia aumentando 10 pp su voto comparado con el que obtuvo en 1988 (ver cuadro 1). Posiblemente La lucha por el control del Congreso será la verdadera competencia en las próximas elecciones. La oposición tendrá como objetivo evitar que que la alianza de Morena tenga mayoría absoluta en el Congreso (50% + 1 de los escaños y curules), mientras que la alianza en el poder buscará tener mayoría Constitucional (más de 67% del total de escaños y curules).


Cuadro 1 Votación por partido para diputado federal 1982-2021 (%)


Fuente: INE.mx, a partir del 2000 los partidos políticos han participado en diversas alianzas.

A trece meses de la elección presidencial, la competencia electoral en las últimas cuatro elecciones ha experimentado movimientos en la intención de voto de más de 25 puntos porcentuales netos entre el candidato que encabezaba la contienda y el resultado oficial (ver gráfica 2). En 2017 a trece meses de la elección, AMLO llevaba una ventaja de tan solo tres puntos contra el principal candidato opositor y terminó ganando con una diferencia de más de treinta puntos porcentuales. Hay dos casos destacados, el del propio AMLO en 2006, quien llevaba una ventaja cómoda pero finalmente perdió ante Calderón, y Labastida que perdió contra Fox. En 2012, la ventaja de Peña Nieto superaba los 30 puntos porcentuales y estuvo a punto de perder la elección; hubo días que algunas encuestas mostraban que AMLO aventajando a Peña Nieto, quien finalmente logró ganar. Actualmente Sheinbaum adelanta por 30 puntos porcentuales de diferencia sobre cualquier posible candidato opositor, lo que le otorga una cómoda ventaja. Durante meses hemos observado como los resultados se mueven rápidamente conforme se acercan las campañas electorales, y durante dichas campañas (qué tendrán una duración de tres meses para esta elección), la intención de voto puede experimentar movimientos aún más pronunciados.

Gráfica 2 Diferencia mensual ente 1ero y 2do lugar a 18 meses de la elección (% promedio)


Fuente: INE.mx cálculos del autor.

Las encuestas hoy en día.

La alianza de Morena-PT-PVEM ha mantenido una importante ventaja sobre la oposición, y esta ha ido creciendo en los primeros meses de 2023 (ver gráfica 3). Durante este periodo, los precandidatos de Morena han seguido imponiendo su agenda en los medios de comunicación, centrando las noticias en ellos, mientras que la oposición ha estado prácticamente desaparecida y debilitada en la cobertura mediática. Dentro de la alianza de Morena, éste concentra 53% de las intenciones de voto, mientras que el PVEM y PT tienen menos de 3%. En cuanto a la oposición, el PAN tiene un promedio del 18% de la intención de voto, el PRI 13% y PRD 3%. Es evidente que si la oposición no forma una alianza, es muy probable que solo compita en algunas entidades panistas y pierda la elección para presidente de la República y la mayoría de las elecciones que se celebren tanto a nivel federal como local.

Gráfica 3 Intención de voto por partido para Presidente de la República (% promedio)


Fuente: Buendia, Consulta, Covarrubias, Enkoll, El Financiero, GEA-ISA, Reforma y Varela y Asociados.

Precandidatos a la presidencia de Morena

La elección interna se llevará a cabo mediante encuestas, que reducirán el número de precandidatos entre junio y julio, y elegirán al candidato definitivo en noviembre o diciembre. Hasta el momento, Sheinbaum encabeza las preferencias de toda la población como candidata de Morena (ver gráfica 4), y en los últimos meses ha superado claramente a Ebrard, con quien mantuvo un empate técnico durante varios meses. El secretario de Gobierno ha ido ganando popularidad, pero parece difícil que alcance a los punteros. Monreal ya está fuera de la contienda y dado que su imagen no es muy positiva se ve difícil que encabece la nominación para Jefe de Gobierno en la Ciudad de México por Morena.

Gráfica 4 ¿Quién le gustaría para que fuera el candidato de Morena a presidente de la República? (% promedio)


Fuente: Buendia, Campaigns&Elections, Consulta, Covarrubias, Enkoll, El Financiero, GEA-ISA, Parámetro, Poligrama, Reforma y Varela y Asociados.

La oposición fragmentada

Mientras que la oposición, además de que va tarde a la contienda, dado que los precandidatos de Morena llevan más de un año exhibiéndose a nivel nacional, se encuentra fragmentada y pulveriza su fuerza electoral. Si bien estas elecciones serán inéditas debido a la alianza que se forme entre PAN y PRI, nunca habían existido tantos precandidatos para competir por la candidatura. Anteriormente solían haber pocos precandidatos con posibilidades reales de competir, lo que permitía a las casas encuestadoras medir el crecimiento de los precandidatos y a la opinión pública ir conociéndolos. En general había menos de cinco precandidatos con posibilidades reales, pero ahora, existen al menos 20 precandidatos que han levantado la mano para competir lo que pulveriza el voto de la oposición (ver gráfica 5).

Gráfica 5 ¿Quién le gustaría para que fuera el candidato de oposición a presidente de la República? (%)


Fuente: Buendia, Campaigns&Elections, Consulta, Covarrubias, Enkoll, El Financiero, GEA-ISA, Parámetro, Poligrama, Reforma y Varela y Asociados. Cálculos del autor.

En Movimiento Ciudadano, aunque Colosio obtiene más del 50% de las simpatías para ser su abanderado, ha dicho en repetidas ocasiones que no lo será. Quedan los dos actuales gobernadores con los que cuenta MC: Alfaro de Jalisco y Samuel García de Nuevo León o que se decidan a postular a otro candidato, Ebrard dejando a Morena.

Es difícil medir la intención del voto por candidato con tantos nombres de la oposición. Si bien Morena solo cuenta con dos punteros lo que facilita carearlos como precandidatos de Morena, por la oposición hay varias opciones. Primero, del PAN-PRI-PRD existen al menos seis precandidatos que tienen un nivel de conocimiento importante y podrían llegar a ser su candidato: Ricardo Anaya, Margarita Zavala, Lilly Téllez, Santiago Creel, Beatriz Paredes y Enrique de la Madrid por lo menos han sido utilizados por las casas encuestadoras como precandidatos de la oposición. Segundo Movimiento Ciudadano cuenta con al menos con tres precandidatos que han sido probados en diferentes careos. Tercero se puede considerar medir escisiones de Morena con otros partidos, como Ebrard en el PVEM y MC y Monreal en el PT. Esto complica aún más tener careos que compartan las casas encuestadoras y dificulta definir un formato de competencia. En resumen, todavía es complicado medir a la opinión pública cuando no está claro quiénes están compitiendo ni cuantos candidatos participarán.

Es difícil medir la opinión pública cuando existen por lo menos cinco tipos de careos. En primer lugar. Está el careo de Morena contra candidatos de la oposición de manera fragmentada, con el PAN y el PRI presentando a sus respectivos candidatos. En segundo lugar, están los precandidatos de la alianza de Morena enfrentándose a la alianza opositora y a Luis Donaldo Colosio por Movimiento Ciudadano que es su candidato mejor posicionado entre la población. En tercer lugar, está la alianza de Morena enfrentándose a la alianza de la oposición y a alguno de los gobernadores de MC. Cuarto lugar, está la alianza de Morena enfrentándose a alianza de la oposición, a alguna opción de MC que puede ser Colosio o alguno de sus gobernadores, y a una escisión de Morena, ya sea Ebrard por el PVEM o inclusive por MC, y Monreal por el PT. Por último, en quinto lugar, están solo dos alianzas: la de Morena contra una de oposición unida. Todos estos posibles escenarios dificultan una clara medición de la opinión pública, ya que no está claro quiénes serán los candidatos que participen ni el formato de la competencia.

El escenario más común es preguntar por alguno de los punteros de Morena, un candidato de la alianza de la oposición y Colosio como abanderado de MC. En este escenario se dibuja una aplastante ventaja de la alianza de Morena, con una ventaja de más de 2 a 1 sobre cualquiera de los precandidatos de oposición y Colosio parece que ha ido perdiendo terreno en las preferencias. Cuando existen alguno de los otros escenarios un gobernador por MC, una alianza de toda la oposición o escisiones de Morena, los precandidatos de Morena mantienen una ventaja superior a 25 puntos porcentuales.


Gráfica 6 Entre … candidato de la alianza de Morena-PT-PVEM, … candidato de la oposición y Luis Donaldo Colosio Por Movimiento Ciudadano, ¿por quién votaría usted para que fuera presidente de la República? (%)


Fuente: Buendia, Campaigns&Elections, Consulta, Covarrubias, Enkoll, El Financiero, GEA-ISA, Parámetro, Poligrama, Reforma y Varela y Asociados. Cálculos del autor.


Conclusiones

Por el momento, la probabilidad de que Sheinbaum sea la próxima presidenta de la República es alta, pero no es definitiva. La historia electoral muestra que, a un año de las elecciones, la intención de voto puede tener importantes fluctuaciones, y las campañas son decisivas para influir en las preferencias. De las últimas cuatro elecciones presidenciales que se han desarrollado en México, a un año de la elección, las preferencias del partido ganador se movieron 25 puntos porcentuales en promedio y solo durante el periodo de campañas se movieron 14 puntos.

La opinión pública todavía no conoce bien cuáles son precandidatos de oposición con mayores posibilidades de competir, ni se ha planteado el escenario de competencia en el que se desarrollarán las elecciones del próximo año. Existen variables que impactarán en el desarrollo de las contiendas, desde el proceso de selección de candidatos, los propios candidatos y las campañas electorales que se lleven a cabo.

Morena y sus precandidatos llevan la delantera al estar más de un año en campaña realizando giras y eventos en todo el país. Por otro lado, la oposición no ha encontrado la fórmula adecuada, ya que recabar un millón de firmas parece imposible para los candidatos que no cuenten con un respaldo partidista. En las elecciones de 2018, los candidatos independientes tuvieron que recabar 887 mil firmas, y solamente dos de ellos las reunieron. Incluso “El Bronco” fue detenido acusado de desvío de recursos públicos para recabar firmas. Además, reunir esta cantidad de firmas les llevo cinco meses por lo que parece que ya no hay tiempo para eso, por lo que hoy en día parece una meta imposible de cumplir para varios precandidatos lo que puede ensuciar el proceso de selección del candidato de oposición.

Tampoco está claro quién abandere a MC y si habrá escisiones que fragmenten el voto de Morena. Otras variables que podrían influir en el proceso son el decidido apoyo que Morena recibirá del líder del ejecutivo federal y los gobernadores para llevar a la elección a un referéndum sobre si debe o no continuar la 4T. Un aspecto que podría ayudar a la oposición es la participación ciudadana que, saliendo a votar masivamente, como sucedió en la elección presidencial del año 2000, podría tener un impacto significativo.

48 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page