top of page
  • Carlo Varela

XÓCHITL CAMBIA LA ESTRUCTURA DE COMPETENCIA DEL JUEGO 2024

Por Carlo Varela


@varelacarlo

Durante el verano se entró de lleno al proceso de selección de los candidatos de las dos principales alianzas, la de Morena-PT-PVEM y la del PAN-PRI-PRD. Aunque las precampañas para elegir a los candidatos comienzan hasta finales de noviembre, los partidos políticos decidieron adelantar el nombramiento de sus candidatos para tener un mejor posicionamiento frente al electorado y evitar que conflictos internos les afectara en el proceso.


Alianza Morena-PT-PVEM: una competencia entre dos.


Morena vuelve a utilizar la encuesta como método de selección, ya fue utilizado en el 2012 para elegir su candidato a la presidencia, es el método que ha utilizado en la mayoría de las elecciones para gobernador que se han realizado en los últimos cinco años y con ello se han minimizado los conflictos internos. La pregunta de quién prefiere que sea el coordinador nacional de la 4T vale 75% y ésta ha sido encabezada por Sheinbaum desde hace más de un año. La diferencia efectiva en el promedio de encuestas durante julio y agosto le siguen dando una ventaja superior a los 10 puntos porcentuales en intención de la población y ésta se ha mantenido constante durante todo el año (ver gráfica 1). Adán Augusto que realizó una intensa campaña para tratar de alcanzar a los punteros, tuvo un desafortunado inicio con noticias negativas que distrajeron sus mensajes y no logró darle un mejor posicionamiento entre la población. Monreal que pintaba como un candidato con posibilidades fue reduciendo su preferencia entre los ciudadanos, inclusive fue rebasado por el candidato propuesto por el PT, Fernández Noroña, y está empatado en el último lugar con Manuel Velasco.


Dado que es una competencia de popularidad y posicionamiento, Ebrard buscó en las últimas semanas tener una mayor cobertura mediática al criticar abiertamente a la precandidata puntera para mejorar su imagen al verse como un precandidato que compite de manera limpia y que no desvía recursos públicos, aunque fue demasiado tarde la denuncia, ya que desde noviembre del año pasado Claudia Sheinbaum comenzó una campaña para posicionarse entre la población. Marcelo quiso centrar la competencia entre los dos precandidatos punteros para esperar el voto de las segundas preferencias del resto de los precandidatos, pero salvo los simpatizantes de Monreal las preferencias del resto de los precandidatos se ven más cercanas a Sheinbaum que a Ebrard.


Habrá que esperar las últimas encuestas para ver cómo cierran los precandidatos y si tuvo efecto su denuncia y su llamado al voto útil para subir en las preferencias. Dada la opacidad de Morena sobre el diseño de la muestra de las encuestas que realice ya que será la misma muestra para todas las casas encuestadoras y no se sabe si será representativo de toda la población o se cargara a los votantes de la alianza de Morena-PT-PVEM por lo que pueden surgir discrepancias entre las encuestas publicadas y los resultados presentados por la dirigencia de Morena. Las encuestas de Morena serán realizadas del 28 de agosto al 3 de septiembre. Se espera que Sheinbaum gane la nominación como Coordinadora de los Comités de Defensa Nacional de la 4 Transformación.


Alianza Frente Amplio por México: ¿Habrá sorpresa?




Después de los resultados de la primera encuesta, solo quedaron tres precandidatos, dos panistas y una priista, ya que Enrique de la Madrid fue el candidato con menor apoyo en las dos metodologías (ver cuadro 1). La elección del método de combinar dos tipos de metodologías (vivienda y telefónica) mostró que la competencia entre Gálvez y Paredes está más pareja de lo que preveían las encuestas publicadas y que Xóchitl tiene una amplia ventaja en las encuestas telefónicas que al sobre representar a la población urbana, a la de mayor escolaridad y de mayores ingresos por lo general, sobre estima al PAN y subestima al PRI y por lo tanto a sus candidatos.


El método de selección de su candidato es inédito, nunca se había combinado la utilización de encuestas y elecciones primarias, por lo que no existen antecedentes que permitan mejorar el pronóstico de lo que ocurrirá el 3 de septiembre. Además, en este momento todavía no se sabe si para la encuesta final sólo se utilizará vivienda o se volverá a ponderar las dos metodologías (vivienda y telefónica), dado que ésta última beneficia fuertemente a Xóchitl Gálvez. Cómo se preveía al estar en un lejano tercer lugar, Santiago Creel renunció a favor de Xóchitl para no dividir el voto panista, además algunos comités estatales del PRD han pronunciado su apoyo a Xóchitl que repercutirá en la votación primaria del 3 de septiembre.

Si bien Xóchitl encabezó todas las encuestas publicadas, el PRI instruyó a sus 32 comités estatales que apoyen a Beatriz Paredes en la elección primaria, además de que la segunda preferencia de Enrique de la Madrid podría ser más cargada a Beatriz ya que ambos son priistas. De ahí que la declinación de Santiago Creel podría equilibrar los apoyos y asegurar la nominación de Xóchitl.

La próxima medición comenzará el viernes 25 y todavía no se sabe si serán levantadas dos encuestas, una en vivienda y otra telefónica o solo se levantará una encuesta en vivienda. Cómo ya renunció Creel, la encuesta y la votación del 3 de septiembre solo será un careo entre Paredes y Gálvez.

La composición de firmas del primer registro evidencia el apoyo ciudadano a favor de Xóchitl ya que de los 554.7 mil personas que firmaron su registro, 79% fueron ciudadanos y 16% partidistas, mientras que Beatriz, Santiago y Enrique de la Madrid dividieron sus apoyos. Quitando el apoyo de los dos precandidatos que competirán en la segunda etapa hay millón y medio de firmas, (60% del total de firmas) que ya no tienen al candidato por el que firmaron y podrían inclinar la balanza en favor de cualquiera de las dos candidatas. Aunque se mantiene el pronóstico de que Xóchitl sea la candidata elegida el 3 de septiembre, Beatriz todavía podría dar la sorpresa.



Careo entre los punteros

Los escenarios más probables son la victoria de Xóchitl y Claudia y no es claro quién será el candidato de MC o si éste participará en la contienda de manera individual. Antes de que Xóchitl irrumpiera en el escenario, las encuestas tenían dificultad para medir a los precandidatos de oposición, ya que además de que había como 20 precandidatos que habían levantado la mano no había un claro puntero, había por lo menos siete precandidatos que podían abanderar la alianza de la oposición. La que fue ganando espacio en las encuestas fue Lilly Téllez que presentaba una ligera ventaja sobre el resto de los contendientes, aunque por el reconocimiento de nombre Ricardo Anaya y Margarita Zavala encabezaron los careos de algunas casas encuestadoras en varias mediciones. Algunas más medían a Santiago Creel y a priistas como Enrique de la Madrid, Beatriz Paredes o Claudia Ruiz Massieu, inclusive alguna ponía a Miguel Ángel Mancera. Por Morena, aunque se comenzaron a realizar careos entre los cuatro precandidatos, los que siempre destacaron fueron Claudia y Marcelo.


Así un promedio de los careos de los dos principales contendientes de Morena contra el mejor posicionado en la oposición según diferentes encuestas daba una amplia ventaja al abanderado de Morena superior a los treinta puntos porcentuales (ver gráfica 2). La diferencia con el abanderado de oposición se debía a tres factores: a) un mejor posicionamiento de los candidatos de Morena ya que siempre fueron más conocidos y con mejor imagen contra los precandidatos de oposición que eran medianamente conocidos y los que eran más conocidos no tenían tan buena imagen; b) una clara competencia entre Claudia y Ebrard en la alianza de Morena mientras que era muy difuso la percepción de quién podría ser el candidato de la oposición, no había un claro puntero, sino que existían varios que fragmentaban el voto opositor, y c) una extensa cobertura mediática sobre los precandidatos de Morena y los precandidatos de oposición presentaban una baja cobertura lo que influía en un escaso interés de la población y de los simpatizantes de oposición sobre el proceso interno de selección. De ahí que cuando Xóchitl surgió como candidata y comenzó a tener una mayor cobertura en medios aumentó el interés de la población sobre el proceso interno e involucró a los simpatizantes de oposición en el proceso de selección de candidatos. La diferencia promedio efectiva entre los principales candidatos pasó de ser de 36 puntos porcentuales (pp) a 23 pp y ya la mayoría de las encuestas miden a Xóchitl Gálvez como la principal precandidata de la oposición lo que ha reforzado su apoyo entre la ciudadanía.


Con la aparición de Xóchitl se ha ido desdibujando el apoyo a Movimiento Ciudadano que durante varios meses empató en las preferencias al precandidato de oposición y confundía a la población si debiese ser o no Colosio el candidato de la oposición. Ahora que ha perdido fuerza en la medición de las encuestas, la mayoría ya no pone a Colosio sino al gobernador de Nuevo León, Samuel García como el más probable candidato y aquellas que miden a Colosio ya no lo presentan con fuerza suficiente para competir contra Xóchitl.



Intención de voto por partido


La intención de voto por partido sigue favoreciendo a la alianza de Morena que poco se ha movido entre el electorado durante estos últimos meses (ver gráfica 3). Contrario al careo donde la intención de voto por la oposición creció, cuando se le pide a la población en las encuestas que señalen por cuál partido votaría el promedio tiene poco movimiento. La alianza de Morena adelanta por 16 puntos porcentuales en intención bruta a la alianza de la oposición. Ya con precandidatos la intención de voto se ha ido emparejando con la intención de voto por partido. Habrá que esperar si el nombre del candidato de Movimiento Ciudadano jala al partido o el partido jala hacia abajo al candidato. También es muy probable que ningún candidato alcance la nominación como precandidato independiente por lo que las elecciones presidenciales de 2024 tendrán solo a dos o tres candidatos.


La diferencia efectiva entre la puntera de Morena y la de oposición tuvo una clara disminución con la aparición de Xóchitl como principal competidora. En los últimos cuatro procesos electorales dos candidatos punteros terminaron perdiendo la elección: Labastida en el 2000 y López Obrador en el 2006, mientras que Peña Nieto en 2012 y López Obrador en 2018 la mantuvieron, pero tuvieron movimientos importantes en su intención de voto. Durante el proceso de selección de candidatos y las campañas electorales en promedio la intención de voto tiene una variación mayor a los 20 puntos porcentuales netos. AMLO llegó a tener más de 25 puntos de diferencia sobre el segundo lugar y terminó perdiendo la elección en 2006. Lo mismo sucedió con Labastida en 2000 cuando perdió la ventaja que tenía sobre Fox de 14 pp para perder por 7 pp. Peña Nieto es el candidato que tuvo la mayor ventaja de todos casi de cuarenta puntos, siempre se ha discutido si la mayoría de encuestas publicadas lo favorecían de manera intencional por lo que la ventaja no era tan grande, y ganó por 7 pp de diferencia sobre AMLO, y lo contrario sucedió con AMLO en 2018 que de llevar apenas una ventaja de 3 o 5 puntos de ventaja a meses antes de la elección ganó por 32 puntos de diferencia. Aunque quedan nueve meses para la elección federal ya comenzaron a moverse las tendencias y Claudia Sheinbaum ha perdido más de 10 puntos de ventaja que tenía sobre el segundo lugar y ahora mantiene una ventaja de 23 puntos que pueden ser suficientes para ganar, aunque con una mayor competencia.



Conclusión

Xóchitl dio unidad a la oposición, concentró la fuerza en una sola candidata que fue aceptada por la mayoría de los simpatizantes no solo del PAN, PRI y PRD sino de segmentos importantes de la población, y es muy probable que el proceso interno salga sin fracturas, mientras que el proceso interno de Morena tuvo sus dificultares y, hasta el momento si han existido ataques entre los principales precandidatos y deja un tufo a que si hubo desvío de recursos y favoritismo hacia uno de los precandidatos. Ya en 2006, el proceso interno de selección panista catapultó a Felipe Calderón de un lejano tercer lugar a competir contra López Obrador y a la postre ganar la elección. Si bien la ventaja de Claudia Sheinbaum todavía es muy grande, la oposición logró con Xóchitl unirse y tener una candidata competitiva que lleve a que la definición de la elección sea por la campaña que realicen los diferentes candidatos y no ya un día de campo como muchos analistas preveían. Habrá que esperar que pasa en los próximos meses que transcurran entre el proceso interno y las campañas electorales, también falta que MC decida que hacer en las próximas elecciones.






32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page